La Plataforma

LA PLATAFORMA MÁS DE UN CIUDADANO 



Somos un grupo de personas que creen que la ciudad es de las ciudadanas y ciudadanos que viven en ella. La política municipal tiene que ser algo cercano, no basta con votar cada cuatro años, los ciudadanos podemos -y debemos- hacer algo más: informarnos de lo que ocurre en nuestro Ayuntamiento, seguir los proyectos que se desarrollan y que modifican nuestra forma de vida, opinar, proponer y tener voz. No nos basta solo con el voto, queremos tener voz.
+de1Ciudadano es un movimiento vecinal abierto, lo importante no es pensar lo mismo, ni encasillarnos en una ideología determinada, queremos reunirnos y ser capaces de llegar a acuerdos sobre los diferentes temas que afectan a nuestra ciudad: cultura, medio ambiente, movilidad, urbanismo, empleo y participación. Nos juntamos para aprender nuevos caminos, consensuar cauces de participación, porque estamos convencidos de la democracia tiene que ser algo diferente del bipartidismo que existe actualmente.
No estamos en contra de la política, ni de los políticos, ni de los partidos, pero somos críticos con algunas de sus actitudes porque nuestra visión es la del ciudadano de a pie. Pretendemos hacer política, no meternos en política, desde el sentido común y la acción. Despertar nuestra conciencia de ciudadanos y movilizarnos para tener una ciudad mejor.
Como es la ciudad que queremos, por la que estamos dispuestos a trabajar.
Una ciudad más transparente y participativa, en la que las ciudadanas y ciudadanos estemos realmente informados de las decisiones que se toman en el Ayuntamiento y tengamos cauces para mostrar nuestra opinión y decidir cómo queremos que sea Guadalajara. Una ciudad en la que los presupuestos se exponen claramente, y en la que los ciudadanos deciden si consideran adecuada cada parcela de gasto presupuestario. Donde los referéndum se conviertan en una práctica posible de auténtica democracia, donde se utilicen las nuevas tecnologías para hacer llegar a la ciudadanía la información municipal, donde se cuente con las asociaciones y colectivos locales. Una ciudad donde se articule un concejo abierto de participación ciudadana.
Una ciudad más pública por y para los ciudadanos, en la que no se privaticen servicios esenciales como el agua si no que se trabaje por el correcto funcionamiento de la gestión pública mediante el control, optimización del rendimiento, no solo económico, y la creación de los puestos de trabajo necesarios para ello. Una ciudad en que la administración local ejerza un férreo control sobre la calidad del servicio que ofrecen sus subcontratas, y que exija contratos dignos para sus trabajadores.
Una ciudad que crece con cabeza y no por cabezonerías, ni por intereses económicos. Donde no se apoyan ni promueven nuevos planes de ordenación municipal, si no que se colmatan y se ocupan espacios. Una ciudad que deja de especular y se preocupa por ofrecer a sus vecinos viviendas de calidad por un precio asequible y espacios públicos para disfrutar. Una ciudad que no permite la descapitalización de suelo público propiedad del Ayuntamiento y que no desperdicia fondos en "lavados de cara", obras incompletas, innecesarias o de dudoso gusto.
Una ciudad con una cultura más participativa, en la que la programación sea más amplia y más diversa, donde no se solapen continuamente las propuestas culturales, donde se priorizan las iniciativas de las asociaciones locales y se apoyan al máximo las iniciativas culturales que dan identidad a la ciudad. Donde se invierta en la creación de nuevas infraestructuras culturales, acordes con las dimensiones de la ciudad, donde haya espacios que fomenten la creación, lugares abiertos a todos donde tenga cabida la formación, el aprendizaje, donde puedan trabajar diferentes colectivos, intercambiar experiencias y autogestionarse. Una ciudad donde no seamos solo consumidores de cultura, si no también hacedores.

Una ciudad más verde, donde podamos salir a la calle, movernos a pie o en bicicleta, utilizar y disfrutar las plazas, los lugares públicos. Donde se apueste de verdad por el uso del transporte público y se fomento del uso de la bicicleta como transporte prioritario. Donde el gris del cemento no invada las plazas, donde se cuiden las zonas verdes, se protejan los árboles y sean posibles los huertos urbanos. Una ciudad donde se persigue y se denuncia los malos tratos a los animales y donde no se potencian los espectáculos taurinos. Una ciudad que apuesta por la educación medioambiental, el consumo responsable, el ahorro energético y las energías alternativas frente a la energía nuclear y la dependencia del petróleo.

Una ciudad más social y plural
, cuyo Ayuntamiento mantenga, pese a la crisis económica, las partidas presupuestarias destinadas a servicios y ayudas sociales, creación de empleo, formación y cooperación internacional. Una ciudad abierta, en la que se respete y valore la opinión de todos los ciudadanos, los vecinos de siempre, “los de toda la vida” y los que han llegado de otros lugares.

0 comentarios: